• La chaca me miraba y yo coqueteaba con ella

    EXPOSICIÓN DE DIBUJOS Y MONOTIPOS EN ARTECOCODRILO EDICIONES. DEL 9 DE JUNIO AL 14 DE JULIO. México, CDMX.
    De la materia vuelca como un cristalino, nudoso y orgánico, rastros de una oscuridad quimera, acaso onírica, vaivén del recelo de intimidad. Torva definida y franca, al tiempo que torcedura de fondo, como pedazos de cristal fraguados de manglar. Formas dentro de formas y efigies que brotan como flotantes, inesperadas, pulsos de una especie que sin corresponderse entrega ahí existencia de la misma manera que difícilmente es posible imaginar el fondo de una escena que celosa impide ser observada. Daniel Berman, extrae así como quien exprimiera la última gota de una corteza de árbol, cúmulos de imagen de una probabilidad lejana. Tinta y piel; fruto de tallo silvestre enredado de visión, como derrapando una máscara de filamentos ondeantes. El múltiple acontecer de líneas fragua con un placer de reconocerse en un mundo desconocido y manejable, como cuando el eco de la propia voz regresa multiforme tras distintos recorridos simultáneos, inaprensibles. Y la superficie herida ha de mostrar, una vez más, la posibilidad del delirio.